La realidad actual es diferente a la del año pasado por estas mismas fechas; nadie nos esperábamos a estas alturas del 2020 lo que se nos venía encima. ¿Un ejemplo? Tener que adaptarnos a nuevas realidades como las video entrevistas de trabajo. Hemos aprendido a ser más fuertes, adaptables y aceptar el cambio para sobrevivir.

Video entrevistas, ¿sí o no?

Hace tiempo que renuncié a aspirar a lo mismo de antes de la pandemia. Quiero recuperar los abrazos con mi entorno, poder quedar con mis amigos, viajar, tener libertad de movimiento, salir a pasear y quedar a tomar cafés, y supongo, que como muchos, deshacerme de la dichosa mascarilla. Estoy tranquilo porque sé que eso volverá tarde o temprano. Aunque, la verdad, se está resistiendo y los expertos dicen que vendrán más olas. La covid 19 me hizo valorar mucho más lo que tengo. Es más, formo parte de las estadísticas Covid. He sido uno de los que lo ha superado este 2021; tras luchar tres semanas contra los síntomas me pude recuperar satisfactoriamente.

Una de las cosas que nos ha traído bueno la covid 19 ha sido el uso permanente de las nuevas tecnologías, de la mano de herramientas y aplicaciones que teníamos hace años para teletrabajar, poder mantener video conferencias, aunque las usábamos de forma residual. Esto espero que se quede porque da mucha flexibilidad y libertad, además de ahorrar tiempo y desplazamientos innecesarios para proyectos, trabajos u otras cuestiones, que nos hacían movernos sin ser necesario del todo.

Una de las cosas que se expandió en 2020 fueron las entrevistas online a través de video conferencia por las múltiples herramientas gratuitas y de pago disponibles (Jitsi, Google meet, Zoom, Skype, Teams entre otras). Muchas organizaciones que necesitaban y necesitan incorporar talento han tenido que adaptar sus procesos de selección al formato online, teniendo que realizar todas las fases por esta vía. Aunque, obviamente, la entrevista presencial nos da mucha más información del candidato y de la empresa.

Otras organizaciones se dieron cuenta que las primeras fases las podían hacer a través del envío de un video por parte de los candidatos para comprobar determinados conocimientos imprescindibles como hablar un idioma, tener la capacidad de venta, mostrar un conocimiento o competencia de forma concreta y breve. Es una forma de cribar rápida, económica y efectiva. Te quedas con los que más te encajan.

Tenemos que cambiar el chip y estar preparados para poder realizar una entrevista laboral o para un proyecto profesional en formato presencial u online. Nos exigirá ser más flexibles.

Este post esta pensado para daros mis recomendaciones de qué aspectos debéis tener en cuenta para llevar a cabo una entrevista laboral por video conferencia de forma satisfactoria.

Recomendaciones

Primero. Cuida tu entorno, es decir, debes llamar tú la atención. Se trata de que el foco lo pongan en ti y no en el fondo de tu habitación, en tu mascota o en otras distracciones evitables. Debes prestar atención a la luz, que se te vea bien, evitando que tengas sombras o estés muy oscuro. Esto conlleva hacer pruebas y pruebas para dar con el entorno más correcto y profesional para una entrevista. Tiene que ser un sitio con silencio, así que desconecta aparatos y teléfonos, de lo contrario, en ese rato, te llamarán más que nunca.

Segundo. Preocúpate de la parte técnica. Me refiero a tener una buena conexión a internet, que la cámara funcione y se te vea bien, que el sonido sea profesional, es decir, que se te oiga y oigas. Algunos auriculares o micrófonos dan mucho eco o son de malísima calidad. Igualmente, solicita qué plataforma utilizareis para esa videoentrevista. Tienes que estar familiarizado con sus funcionalidades, imagínate que te toca compartir presentación, descárgatela previamente o utiliza la de algún familiar o amigo, para tener soltura en su uso. La improvisación puede ayudar, aunque puede causarnos disgustos evitables.

Tercero. Presta atención a tu aspecto físico y a la vestimenta. El estar en nuestra casa nos puede incitar a relajarnos y olvidarnos de que es una entrevista de trabajo y no una reunión con nuestros colegas. Tienes que tener un aspecto cuidado y profesional, acorde al tipo de puesto, entorno y sector profesional al que optes. Debes arreglarte como si la entrevista fuese presencial. El ir solo arreglado de cintura para arriba nos puede jugar malas pasadas y más, si te tienes que levantar por algo no previsto. En estos meses de video conferencia, puedo asegurar que he visto de todo, en positivo y negativo.

Cuarto. Pon toda tu energía y atención en el entrevistador o entrevistadores. Debes mirarlos de forma constante; esto supone centrar tu mirada en tu cámara y en nada más. Desconecta móvil y ten internet sin otro tipo de pestañas abiertas. En ese momento todo eso no es prioritario. Quedará muy mal que vean que no les prestas atención plena a ellos. Debes mostrar interés por la entrevista, por la posición y por lo que te cuentan. Escuchar te da información y datos extra que pueden hacerte ganar puntos a posteriori cuando tengas que realizar preguntas pertinentes.

Quinto. Que las chuletas o refuerzos de tu candidatura no te despisten: notas de datos, logros y refuerzos que consideres vitales comentar en momentos claves de la entrevista. Esto va bien hacerlo por si los nervios te juegan una mala pasada. Esas notas va bien ponerlas cerca de la cámara, para que no se note que estas leyendo, también ayuda tener una pizarra o monitor cerca, que te lance esas ideas.

Sexto. No interpretes papeles; debes ser tú mismo. Olvídate de la cámara y déjate llevar. Previamente habrás practicado la vídeo entrevista con personas de tu entorno para tener soltura y naturalidad. Las primeras veces, las video entrevistas nos hacen estar tensos. La práctica te ayuda a relajarte.

Séptimo. Concreta la información que transmites al otro interlocutor. Sintetiza lo más importante, cuenta ejemplos de todo lo que cuentas. Si te extiendes en exceso con información superflua, puedes perder la atención del entrevistador. En el formato online cuesta mucho más mantener la atención y debemos ser capaces de mantener el interés de la otra parte.

Octavo. Escucha atentamente a tu interlocutor, si algo no lo entiendes, pide que te lo clarifique antes de responder lo primero que se te pase por la cabeza. Muchas veces esos errores son evitables y debes templar tus nervios.

Noveno. Aprovéchate de la ventaja de no poder percibir con tanta claridad tu lenguaje corporal. Ten aspecto relajado, sonríe, no te sulfures y no gesticules en exceso. Cuidado con tomarte confianzas que no te da la otra parte.

Tienes que demostrar todo tu valor de candidato, haciendo hincapié en tus experiencias, formación, competencias y actitudes, haciéndoles ver que eres la persona que mejor encaja. Cuenta tus logros, dificultades superadas y proyectos desarrollados. Tienen que ver que eres una persona activa a pesar de las adversidades o dificultades del momento.

Si vas quejándote de tus antiguos trabajos o criticando a tu empresa actual, serás descartado de forma fulminante. A ese tipo de gente negativa o tóxica se la quiere lejos. Así que compórtate de forma equilibrada. Todos los trabajos y empresas tienen cosas positivas u otras a mejorar. Ante los problemas debes platear soluciones.

De todas formas, si tu video entrevista, no saliese como esperabas, toma nota de cosas a mejorar para aplicar en futuras. El problema no es cometer errores sino no detectarlos y volverlos a cometer una y otra vez. No dudes en pedir feedback al otro interlocutor, siempre te puede dar pistas de aspectos a mejorar o modificar.

Visita Blog ZAC.

Más consejos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *