Si, os entiendo; a mi también me pasó al principio. User experience, experiencia de usuario…”¿Y eso qué es?”. Tengo que admitir que, a día de hoy, me sigue costando explicar de manera breve qué es el UX (User experience) o la experiencia de usuario. Sin embargo, siempre me gusta detallarlo concienzudamente, porque creo en su poder. Creo en su utilidad, más si cabe; desde que comenzó la pandemia. 

Abrid bien vuestros sentidos, porque la experiencia de usuario resulta tremendamente interesante para toda aquella empresa que está o quiera estar presente en el mundo ‘online’. 

La experiencia de usuario tal y como la conocemos hoy en día es un campo relativamente nuevo que surgió en Estados Unidos de la mano de Don Norman, mientras trabajaba en Apple a principios de los 90. Esta nueva profesión es, en realidad, un paraguas que agrupa diferentes campos tales como la psicología, la investigación, el diseño de interacción, la estrategia de contenidos y la arquitectura de la información. 

Para que entendáis desde el principio en qué consiste, imaginaros esa tienda de toda la vida donde comprabais de maravilla y siempre volvíais: Agustín, el dependiente, estaba siempre al tanto de tener disponibles vuestros productos habituales. Te atendía de mil amores mientras preguntaba por tu familia, por tus detalles mundanos. Era un trato cercano, familiar, de confianza. Os asesoraba acerca de aquellos productos sobre los que teníais dudas, e incluso os ofrecía ciertos artículos porque sabía vuestros gustos y preferencias.

Pues bien, hoy todo aquello casi se recuerda con cariño. La revolución de internet ha cambiado nuestra forma de comprar y ahora innumerables aplicaciones y sitios web han sustituido a muchas de aquellas tiendas entrañables. Suena un pelín sórdido decirlo pero es así: ahora los humanos hablamos con máquinas. Y es aquí donde la experiencia de usuario entra en acción. 

El objetivo de la experiencia de usuario es, sencillamente, convertirse en el dependiente Agustín. El foco principal es crear un puente entre el humano y la máquina, para que, interactuar con una web o una app se perciba de la manera más humana posible cubriendo todas las necesidades que un usuario concreto precisa. 

Para poder construir ese puente, el campo de la experiencia de usuario se centra en:

Investigar los comportamientos de grupos de usuarios específicos para conocer sus necesidades, y, de esa manera, poder cubrirlas dentro de nuestros productos digitales.

Diseñar interfaces de usuario de manera que sean intuitivas y fáciles de usar, incorporando los resultados de las investigaciones y aplicando además unas buenas bases de usabilidad.

Revisar con mimo el lenguaje de interacción entre el humano y la máquina. A las personas no nos reconforta hablar con máquinas. Nos sentimos mejor, y nos es más gratificante si esa “conversación” se asemeja a una charla entre personas. Por esto, la experiencia de usuario se asegura de que el diálogo entre el usuario y el producto digital sea cercano, fluido, suficiente y eficiente. 

Cuidar al máximo el lenguaje utilizado en la web o aplicación para que sea lo más conciso e informativo posible. Al introducir un lenguaje muy claro se evitarán posibles errores de interpretación de los mensajes, generando menos fallos y frustraciones por parte del usuario. 

Experiencia de usuario: Qué es y por qué te interesa

Ante la competencia feroz que nos encontramos en internet, la experiencia de usuario juega un papel primordial. Pensadlo así: si hoy en día muchos productos son similares, los números de webs en internet aumentan exponencialmente y la mayoría de empresas ejecutan planes de marketing y ofertas, qué puede diferenciarnos del resto. Sin ninguna duda, una buena experiencia de usuario.

Una buena estrategia UX nos ayudará a crear experiencias “únicas” generando:

1º- Un mayor grado de satisfacción de nuestros usuarios durante todo el proceso de compra (e incluso durante la toma de decisiones).

2º- Un menor número de errores y, por tanto, de incidencias por parte de los usuarios mientras navegan por nuestra web/app.

3º- Un mayor engagement y confianza (fidelización) de los usuarios con nuestro producto.

– Si sumamos todos los puntos anteriores, el resultado es un mayor número de ventas con una audiencia más fidelizada.

Espero que te haya sido de utilidad este artículo de experiencia de usuario: Qué es y por qué te interesa.

Yolanda Martin

UX Designer | UX Researcher

Más artículos de La Colaboradora.

Comunicación La Colaboradora

La Colaboradora es un espacio físico de Inteligencia Colectiva donde una comunidad colaborativa trabaja en sus proyectos empresariales, sociales o creativos con el único requisito de pago de intercambiar ideas, servicios y conocimiento a través de un banco del tiempo para fortalecer la economía colaborativa de sus miembros y su entorno.

Más Publicaciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *