Existen siempre noticias que dejan a uno en modo contradictorio, como que existen determinadas ofertas de empleo que buscan perfiles muy concretos para los que no encuentran personas que encajen; o que existen más ofertas de ese rol o con ese talento que personas formadas y preparadas para poderlos efectuar. Por otro lado, existen muchas personas que están sin empleo y buscando nuevas oportunidades profesionales sin lograrlo. Tocaría analizar su estrategia de búsqueda, para saber qué aspectos deben mejorar, aunque esto es otra historia. La pregunta es, ¿Cómo atraer talento a tu proyecto emprendedor y/o PYME?

Talento emprendedor

Creo que es por todos conocido que hace tiempo existe un desequilibrio entre lo que necesitan las empresas y las competencias, conocimientos y experiencias que tienen las personas que están en edad de trabajar, con independencia de que tengan más o menos experiencia a sus espaldas.

El problema es que los planes de estudios no se pueden cambiar con tanta celeridad como precisan las empresas; la clave es buscar un término medio, porque la modificación de los contenidos de los grados y de otras titulaciones siguen siendo muy burocráticos, demorándose en exceso sin causa objetiva.

En busca del talento adecuado

También es cierto que las empresas necesitan incorporar a personas que les ayuden a sacar adelante proyectos en los que necesitan especialistas en determinadas materias y áreas. Para conseguir atraer a las personas con el talento adecuado, debe existir equilibrio entre los requerimientos que se les piden a esos candidatos y lo que ofrece la empresa a cambio a nivel de condiciones salariales, desarrollo, aprendizaje y satisfacción.

Algunas ofertas son muy genéricas y con mucho marketing, olvidando que luego esto que se promete se debe cumplir. Se debe vender realidad y transparencia corporativa.

Muchas empresas, a la hora de realizar una búsqueda de candidatos, presentan ofertas que recogen solo lo que precisan que aporten los candidatos. Pero se suelen olvidar de que una oferta no solo es algo que ellos necesitan, sino que el candidato tiene que sentirse atraído, aportándole una propuesta de valor: desarrollo, aprendizaje, expectativas, desarrollo y evolución en esa compañía. Y quizás lo que a muchos les preocupa: el salario.

Atraer y… ¡mantener!

También es cierto, que no hacemos nada con conseguir atraer a las personas con el talento que necesitamos, si luego no somos capaces de conseguir que se mantengan en nuestra compañía. Si no conseguimos fidelizarlos y darles razones para que sigan con nosotros, porque les compensa lo positivo a los aspectos a mejorar, se marcharán y habrá que poner la maquinaria de búsqueda de nuevo en marcha, con la carencia de servicio/atención que sus labores requieran, hasta que el nuevo candidato se incorpore.

Aquí os dejo las claves adecuadas y los consejos para conseguir atraer a las personas con talento que necesitas en cada momento en tu organización:

Primero. Debes cuidar en detalle no solo lo que necesitas del candidato sino en qué es lo que necesita éste para querer trabajar en tu organización. Esa información la precisará para plantearse si te compensa participar en ese proceso de selección para esa organización. Por lo tanto, también importa que analicéis qué fama lleva vuestra empresa en el sector, qué opinan de ella como lugar de trabajo… Se trata de escuchar la opinión de las diferentes partes interesadas para llegar a conclusiones concretas que os den margen de mejora.

Segundo. Tu empresa no debe vender perfección y tapar aquellos aspectos mejorables. No existen ni la empresa ni el candidato perfecto. Debes vender realidad y transparencia. Huye de frases vacías del estilo “grandes posibilidades de desarrollo profesional”, “salario en función de la valía del candidato”. Debes concretar y ser transparente, es preferible decir que el salario inicial previsto es entre 20.000 y 30.000 euros, para que opten a esa oferta las personas que les pueda encajar. Es una forma de no hacer perder el tiempo a las personas que necesitan o quieren un salario inicial superior. Tu empresa debe ser transparente, si queremos que las personas lo sean con tu organización, a la hora de presentar su candidatura.

Tercero. Tu empresa tiene que centrarse en buscar a los mejores en sus materias o disciplinas. A veces se contrata a gente muy preparada para realizar labores burocráticas bien establecidas, sin margen de aportación acorde a su perfil. Es imposible saber de todo; vuestros jefes tendrán mucho conocimiento en su área, pero necesitarán incorporar al equipo a personas que les complementen, con grandes conocimientos y experiencia en otras materias que se necesitan para que tu empresa sea competitiva. Si contratas a gente para decirle todo lo que tiene que hacer y no dejarle libertad en la ejecución para lograr los resultados u objetivos planteados, conseguirás que se marchen y se queden contigo aquellas personas más mediocres, que hace tiempo renunciaron a desarrollarse profesionalmente.

Cuarto. Preocúpate de tus personas de forma permanente y agradéceles lo que hacen y consiguen; muchas veces damos por hecho que nuestras personas saben que estamos contentos con ellas. No dudes y díselo directamente. Las personas necesitan sentirse parte importante de la compañía, sabiendo que se cuenta con ellas y que son parte del equipo. A veces se pregunta a la gente cuando ya no existe margen de mejora de esos procesos.

Quinto. Tienes que adaptarte a los nuevos tiempos y plasmar lo que se necesita de forma atractiva y diferente. Las ofertas de empleo de antaño y algunas actuales son aburridas y que no invitan a solicitarlas. No digo que no tengamos que explicar lo que necesitamos que aporte cada persona, sino que indiquemos de una forma innovadora y diferente que consiga poner en acción a las personas que queremos atraer. Se trata de contar una historia que enganche al público al que te diriges y/o que lances retos que les ayuden a querer trabajar ahí.

Sexto. Debes tratar de forma profesional y humana a todos los candidatos que quieren trabajar en tu compañía. Es más, dales pistas de qué deben mejorar en futuras entrevistas. La persona rechazada hoy, puede ser el candidato ideal que necesitas incorporar en un futuro a tu empresa. Si le ignoraste, le hiciste sentirse mal o le trataste con desidia, no lo olvidarán y, si tienen opción, no querrán saber de tu empresa en el futuro.

Séptimo. Debes hacer sentir parte de la toma de decisiones a todas tus personas para que sientan que son importantes. Se trata de involucrarles en las fases beta de nuevos procesos o desarrollos que les afecten. Tienen que encontrar sentido a su trabajo. Rodéate de personas implicadas que sientan pasión por lo que hacen y potencia que esa semilla sea recogida por más empleados. A las personas súper motivadas y dispuestas a aportar hay que cuidarlas mucho para conseguir que no cambien. Esto no es algo que tengan todos los empleados.

Se trata de encontrar la empresa que te permita desarrollarte como te apetece y que te dé lo que necesitas. Tengo cada vez más claro que no todas las personas encajan en todas las empresas y que todas las organizaciones no son para todo el mundo que necesita o quiere trabajar. Uno debe luchar por encontrar lo que precisa. Puede ser un gran profesional con mucho talento, aunque si estás en una empresa que no lo aprecia y valora, te harán creer que eres una persona mediocre y que no mereces brillar. Y como es normal, nada luce en la oscuridad. Será cuestión de buscar esa luz que te permita brillar.

Las empresas deben cuidar a sus personas y hacerles sentirse parte de algo especial. Si te da igual una persona que otra, no conseguirás mantenerlas, porque a la mínima oportunidad que tengan, se marcharán a otra compañía.

Un proceso de selección tiene un coste para la empresa, además requiere de tiempo de adaptación, algo que conlleva una merma en la atención a las tareas que realiza ese candidato. Si es algo que queremos hacer de forma constante, podemos seguir adelante con esa táctica de contratar regularmente para una posición. Pero creo que, al final, toda empresa, quiere al mejor y para mantenerlo, tendrá que explorar qué es lo que necesita, para que se quede.

Más artículos de Antena Laboral.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *