“¡Vuelvo a casa!” Así rezaba el tweet de Raúl Oliván el pasado 8 de octubre minutos antes de su llegada a La Azucarera para protagonizar un nuevo Café-Co de LaColaboradora.

Y es que Raúl, hoy director general de Gobierno Abierto e Innovación Social del Gobierno de Aragón, fue uno de los impulsores de Zaragoza Activa hace 10 años y de proyectos como La Colaboradora.

LOS ORÍGENES DE ZAC

Zaragoza Activa nace en el 2010, en un momento de crisis y de desafección global.

Raúl explicó que existía una gran brecha entre ciudadanos y entidades públicas, una crisis global de confianza dada por tres aspectos principales:

  • una ciudadanía cada vez más digital,
  • la ruptura del contrato social: los hijos merecen vivir mejor que los padres pero ya no es así,
  • y la épica de lo común: se estaba dando un rearme de lo comunitario y lo colaborativo.

Esta situación fue el caldo de cultivo para gestar Zaragoza Activa.

La innovación se puede reproducir

Raúl Oliván junto a Javier Fernández aunaron la innovación pública con la participación ciudadana para crear un ecosistema innovador propicio para la colaboración y el emprendimiento.

“Mi hipótesis es que la innovación no se puede transplantar lo que sí se puede hacer es reproducir las condiciones donde se da esa innovación, el contexto, el ecosistema, y eso es lo que hicimos”, explicó Raúl.

“Cuando todo el mundo miraba a Silicon Valley, nosotros mirábamos a Grecia y Argentina, pensamos que tenía más sentido porque se parecían más a nosotros”.

Afirmó que la innovación son conversaciones, son personas hablando con cierta arbitrariedad porque un poco de caos es necesario para generar colaboraciones, y todo eso es ZAC.

cafe co raul olivan

LLEVAR LA INNOVACIÓN A LAS INSTITUCIONES

Hoy, tras 10 años, la pandemia ha vuelto a acentuar la situación que vivimos en 2010. Raúl aseguró que ahora más que nunca esa innovación que se desarrolló en ZAC hay que llevarla a las instituciones. Hay que trasladar esa creatividad y esa pizca de caos a los entes públicos para que ayuden a crear oportunidades y fomenten la colaboración.

Sostuvo que se necesitan más figuras de conectores en las instituciones, como los que tiene La Colaboradora.

Un coordinador/a que no es jefe/a, que respeta el caos, genera vínculos y crea ese ecosistema necesario para que la comunidad crezca, colabore y se retroalimente. En este sentido, Oliván hizo un repaso de algunos de los proyectos en los que está inmerso. Tiene el objetivo de introducir su visión de la innovación y la participación ciudadana en lo público.

Habló de Aragón Gobierno Abierto, el departamento que dirige en el Gobierno de Aragón para impulsar la participación ciudadana, la transparencia y la cooperación, donde se incluyen iniciativas de reciente creación como Gobierno Fácil o LAAAB.

Nos habló también de Frena la curva, un proyecto que surge para canalizar la energía social acumulada en los meses de confinamiento. Llegó a convertirse en el repositorio de ideas y problemáticas de la pandemia más grande del mundo.

Y, por último, mostró un nuevo software en el que están trabajando para ver cómo se comportan las redes de personas y cómo se puede teorizar ese comportamiento desde lo matemático para hacerlo replicable y escalable.

cafe co la colaboradora

LA IMPORTANCIA DE CREAR COMUNIDADES

¿Hacia dónde vamos? ¿Cómo serán los profesionales del futuro?

Raúl Oliván aprovechó este Café-Co de ZAC para hablarnos de una nueva figura que va a ir ganando peso en el terreno empresarial. Se trata de una de las profesiones más demandadas en el futuro próximo: el Community Building. Estos creadores de comunidades serán personas capaces de generar un núcleo donde la gente acuda a encontrarse en torno a actividades, ciclos, talleres…

Además, ese núcleo es muy necesario que tenga una dimensión espacial, física, ya que si no, dijo Raúl, cuesta más construir comunidad. Destacó también la importancia de que exista un sueño compartido, un nexo de unión, un futuro anhelado similar entre los miembros.

Por último, reivindicó el concepto de los prototipos a la hora de crear una comunidad o cualquier proyecto. Esos prototipos son pequeños núcleos que reducen el nivel de abstracción de la conversación.

Tiene capacidad narrativa y evocadora por sí mismo, y además inspira y es capaz de atraer a un tercero. Como no podía ser de otro modo, este Café-Co estuvo marcado por la participación de sus asistentes, que lanzaron preguntas a Raúl hasta bien cumplida la hora de finalización.

La siempre cálida Plaza de ZAC volvió a derrochar inconformismo, curiosidad y talento, eso sí, con distancia y mascarillas.

Sofía Lázaro

Periodista y fundadora de Terraconta Comunicación

Comunicación La Colaboradora

La Colaboradora es un espacio físico de Inteligencia Colectiva donde una comunidad colaborativa trabaja en sus proyectos empresariales, sociales o creativos con el único requisito de pago de intercambiar ideas, servicios y conocimiento a través de un banco del tiempo para fortalecer la economía colaborativa de sus miembros y su entorno.

Más Publicaciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *