Superando el pensamiento industrial

Cuando hablamos de Economía Circular, inevitablemente, hablamos de productos, servicios y negocios que, de manera simbiótica, interactúan eficazmente para satisfacer la necesidad del consumidor y el mercado, a la vez que suponen el menor impacto (negativo) posible para el entorno. En realidad, esta afirmación debería ser más atrevida e ir hacia un impacto positivo, regenerativo del planeta, pero de momento nos valdrá como introducción.

La manera en que estos 3 elementos de la ecuación interactúan entre sí y con el exterior (usuarios y grupos de interés) depende de sus características y de cómo han sido concebidos, de cómo han sido diseñados.

Un elemento no puede estar desvinculado totalmente del otro. Por lo tanto la reflexión que iremos haciendo a continuación será sobre los tres elementos considerándolos una combinación indivisible, aunque sí modificable radicalmente.

Nos interesaremos sobre la profunda relación que vincula estos tres elementos para sacar consideraciones y poder reflexionar sobre ellas. Esta relación se define a través del diseño, del Ecodiseño en el caso de la Economía Circular.

e5-21022017-3

Si hablamos de diseño por lo tanto, abrimos otra caja de pandora, que nos lleva inevitablemente a hablar de tecnologías, de fórmulas, de estrategias, de materiales, de procesos, de secretos industriales. Un buen diseño que cuide estos múltiples aspectos supondrá una ventaja competitiva a la hora de poner nuestro producto en el mercado o de defender lo que ya tenemos de nuevos competidores. Cuidar significa proteger, esconder nuestro “as en la manga” de la vista de otros jugadores. En contraste a esta visión de mercado proteccionista, entendible hasta cierto punto, se encuentra el diseño de código abierto.

Con diseño de código abierto (open source) nos referimos a la corriente de pensamiento que promueve la compartición de la fuente (source, en inglés, en su sentido más amplio) de un determinado diseño, software, plano, fórmula etc. Nace de la idea de que el conocimiento tiene que fluir libre y que su difusión es beneficiosa para la colectividad porque facilita la creación de nuevo conocimiento más avanzado. Compartir el trabajo realizado, los aprendizajes, los errores o los trucos del oficio, etc, supone, sin embargo un acto de generosidad y valentía.

Esta generosidad está arraigada en la creencia de que si se comparte es bueno para los demás y que el conocimiento tiene que estar al alcance de todos para que lxs demás puedan construir sobre los cimientos del trabajo de otrxs. Es también un acto arriesgado, valiente que puede llegar a acarrear consecuencia negativas para los generosos “openers”. Compartir un secreto industrial puede suponer la pérdida de una ventaja competitiva con respecto a las demás empresas del sector como comentábamos antes.

Lo que conlleva la apertura de los “libros” de una organización hacia fuera, es la pérdida de exclusividad, de una ventaja que hasta el momento había sido explotada para generar ingresos de manera directa a través de una patente de explotación o una tecnología única que se comercializa y que satisface la demanda del mercado de una manera más satisfactoria (o representa la única solución, como en el caso de los monopolios).

¿Hay una posible solución a este dilema? La verdad que entran en juego varios factores que chocan desde una perspectiva económica, social y hasta ética. Este trinomio producto, servicio y negocio (modelo de..) han funcionado hasta ahora (en la Economía lineal) de manera muy rentable a través del diseño “no abierto”. En muchos casos se han hecho fortunas explotando soluciones que nadie más tiene, desde inocuos productos de ocio hasta medicamentos o tecnologías militares.

Una organización (o estado) que invierte parte de sus recursos (o recursos ajenos) en buscar nuevas soluciones a problemas en un determinado mercado/contexto tiene que haber evaluado un plan de retorno de la inversión de manera de poder justificar esa “expedición”. Sin esa previsión y una convincente promesa sobre ganancias futuras, difícilmente una organización tendría la aprobación de la dirección o acceso a líneas de crédito.

Este “ROI” (retorno de la inversión) se tiene que asegurar de la manera más concreta posible, para eso nacen las patentes, herramientas legales que protegen los intereses de los “inventores/descubridores”. Para usar un paralelismo, podríamos pensar en las épocas del colonialismo imperialista, cuando los gobernantes garantizaban a los exploradores y sus inversores futura protección institucional contra posibles poblaciones autóctonas hostiles u otros imperios que pudieran llegar a ocupar las nuevas tierras “descubiertas” (invadidas). Ahora bien, si abrimos los “libros”, compartimos nuestros descubrimientos y dejamos que nuestra nueva “tierra” esté a disposición de todos… ¿Qué es lo que pasaría?

Este es el pensamiento que todavía gobierna al mundo empresarial y con razón porque vinculado a nuestro pasado (y presente aún) en la Economía lineal.

Existe sin embargo una profunda diferencia entre islas exóticas y el conocimiento o las ideas. Unas son parte del dominio material, limitado, escaso, el otro parte del dominio de lo inmaterial, de lo intangible, del bit, de la información prácticamente ilimitada (límite que podemos encontrar teóricamente sólo en la capacidad de los discos duros del planeta).

Esta diferencia es fundamental y nos brinda la oportunidad para seguir profundizando este debate. El pensamiento preindustrial e industrial atado a los límites materiales realmente presentes en nuestro planeta sigue contagiando nuestras mentes. Una sensación de propiedad ancestral, de supervivencia podríamos decir.

Agarrarse a nuestro arco, flecha y cuatro pertenencias básicas es lo que tuvo sentido durante miles de años; ahora se necesita empezar a pensar en otra dimensión, la dimensión inmaterial. No es fácil, somos animales todavía primitivos, absolutamente novatos de la era digital. Nuestro instinto nos traiciona, lo infinito de lo intangible revienta nuestra mente que no es capaz de procesar lo infinito, que no lo comprende, ni puede asumir dada nuestra materialidad física, nuestra finitez.

Cambiar nuestra forma de generar conocimiento, costearlo y explotarlo, es la clave pero requiere un esfuerzo extra, un esfuerzo quizás colectivo. Y aunque precise de nuevas reglas sociales, de nuevos modelos de negocio mucho más sofisticados, más inteligentes, más innovadores representa la manera en que podemos crear un nuevo tejido industrial circular, que se aleje de una vez de la linealidad y que genere verdadero valor sostenible para la sociedad.

e5-21022017-2

Debemos combinar lo replicable de un archivo (código, plano, conjunto de procedimientos, fórmula química…) que compartamos libremente, con componentes que no sean fácilmente copiables por la competencia. La relación con el cliente por ejemplo, la calidad de un cierto producto, los canales de comunicación y venta, nuestra capacidad de innovar, etc. son ingredientes de esta nueva receta que mezcla apertura con sofisticación. Se precisan nuevos modelos de monetización que se alejen de las actuales formas depredadoras y egoístas de explotación.

Es un cambio radical en la estructura y gobernanza de las empresas, así como del mercado.

Podría parecer poco prometedor, para un empresario o emprendedor que lea este artículo, pensar que el código abierto pueda ser adoptado en su organización, puesto que estamos diciendo de que “abrir” significa introducir nuevos retos para la organización, significa desafiar la comodidad y lo conocido hacia un nuevo territorio donde vamos perdiendo ventaja, pero no es así.

El movimiento open source está avanzando inexorablemente porque supone verdaderamente un progreso para la humanidad, ejemplo de ello, internet, la herramienta que ha cambiado la humanidad para siempre dando acceso al conocimiento a todo el mundo. Los modelos de negocio que se han estado estudiando en las escuelas de negocios se van quedando obsoletos por la llegada de un competidor que a través del código abierto ha sabido innovar más. La educación, las finanzas, la producción industrial se están empezando a rediseñar bajo esta perspectiva.

La mayor ventaja que se genera al compartir el conocimiento es que miles o millones de personas se pueden beneficiar de una solución, la pueden mejorar e implementar, la pueden testear y verdaderamente mejorar. Es decir, el movimiento open source es el mayor experimento de open innovation que la humanidad haya visto nunca. Las organizaciones más visionarias están triunfando abriendo sus diseños, fórmulas y soluciones al mundo para el mundo se las devuelva mejoradas. Desafortunadamente para los que sigan escépticos, no quedará más remedio que empezar a considerar esta opción u adaptarse a las consecuencias que traerá consigo.

La Economía Circular se construye a partir de un diseño que promueve la búsqueda de nuevos modelos de negocio mejor adaptados al contexto del siglo XXI y a sus retos ambientales y sociales. En el diseño de código abierto, por lo tanto, encuentra a uno de sus más prometedores aliados con una filosofía y unas herramientas transformadoras que cambiarán el mundo como lo conocemos.

Por Nicola Cerantola
Formador, consultor e investigador en Diseño Sostenible, Economía Circular y Emprendimiento verde
http://nicolacerantola.com/
https://es.linkedin.com/in/nicola-cerantola-5a287617/es


Imagen principal de D??ng Tr?n Qu?c

ECODES

ECODES

ECODES es una organización sin ánimo de lucro e independiente que busca cómplices en la ciudadanía, las organizaciones de la sociedad civil, las empresas y las administraciones públicas, para acelerar la transición a una economía verde, inclusiva y responsable, enmarcada en una nueva gobernanza, mediante la innovación y la creación de puentes y alianzas. Su visión: conseguir el bienestar para todas las personas dentro de los límites del Planeta.

Más Publicaciones - Web


Seguir en Redes Sociales:
TwitterFacebookYouTube

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Contacto

Enviando

© Zaragoza Activa | Diseño gráfico Estudio Mique

Las opiniones y contenidos expresados en los artículos de este blog corresponden únicamente a sus autores. El Blog ZAC no es de ningún modo la voz oficial de Zaragoza Activa.

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account