Vamos volviendo a cierta normalidad, aunque, como dicen, es la Nueva Normalidad, porque la covid19 ha venido para quedarse en nuestras vidas durante más tiempo del que nos gustaría. Seguramente durante el confinamiento hayas desarrollado nuevas competencias pero, ¿sabes cuáles? Tras el parón que supuso la instauración del estado de alarma, toca volver a nuestras rutinas, con algunos cambios que se han aprobado. Como todo cambio, nos va a exigir hacer las cosas de otra manera y adaptarnos.

No somos los mismos que hace casi tres meses, la vida nos hace evolucionar y cambiar para sobrevivir, no vivimos ajenos a la evolución. Plantéate esta pregunta ¿en qué has cambiado y/o evolucionado en los dos últimos años? Nuestras vivencias, experiencias y circunstancias nos hacen avanzar, adquiriendo nuevos conocimientos, hábitos y relaciones, igual que desechamos cosas, aprendizajes y personas que ya no nos aportan nada a nuestras vidas.

En este post quiero tocar las competencias que han surgido con fuerza gracias a esta pandemia y que más están valorando las empresas para que sus profesionales no las abandonen y las fomenten. Te voy a dejar aquí las competencias reveladoras gracias al covid19.

Competencias reveladoras gracias al covid19

Primero. La toma de decisiones siempre es vital aunque ahora, más que nunca, se ha revelado como diferenciadora. En un abrir y cerrar de ojos, nuestras vidas saltaron por los aires, los planes se cancelaron y nos quedamos sin saber qué hacer. Para continuar con nuestras vidas tocó afrontar la realidad y tomar decisiones para buscar opciones para nuestra vida profesional, familiar y personal. Todo comienza por plantearte ¿cómo podemos desarrollar nuestras tareas, trabajo y poner en valor nuestras competencias de otra forma? La decisión no es fácil; al final toca recopilar todas las posibles opciones y priorizarlas. Al final toca pasar a la acción.

Segundo. Muy ligada a la toma de decisiones, está la resolución de problemas también ha sido más necesaria que nunca. A todos nos surgen problemas, piedras en el camino y dificultades. Céntrate en la solución para resolver tu adversidad. Existen muchas opciones y no vale que digas ya he intentado todo para solventarlo. Ahora te pregunto ¿Cuántas alternativas de las posibles para resolver esa incidencia has intentado? Las dificultades se solucionan buscando otras piezas con las que encontrar una salida. Al final, con los pocos recursos que tienes es momento de probar para avanzar. Al final, lo importante es cómo lo afrontamos.

Tercero. La capacidad de aprendizaje es otra que se ha mostrado como imprescindible. Antes del COVID19 teníamos la excusa fácil de decir que no teníamos tiempo para hacer muchas cosas que nos apetecía. Con el parón de la vida profesional y de nuestras ajetreadas vidas personales, vimos que teníamos que estar todo el día en casa y que sí que disponíamos de tiempo. Muchas personas se lanzaron a aprender a utilizar nuevas herramientas, desarrollar otras competencias, aprender nuevos conocimientos y luego asimilarlo para ponerlo en práctica. Todo es cuestión de saber organizarnos y dedicar tiempo de forma permanente a lo que necesitamos para evolucionar.

Cuarto. La empatía es otra competencia necesaria. Vivíamos en una sociedad demasiado individualista en donde nos preocupaba poco el prójimo. Esta pandemia nos hizo convivir más con nuestras comunidades de vecinos y darles a muchas de esas personas una oportunidad de trato, llevándonos sorpresas agradables. Al final tenemos que analizar qué siente el otro en sus zapatos, en su forma de ver la vida y de analizar los problemas. Eso no significa que le demos la razón sino poner todo nuestro foco en entenderle. Tenemos que poner nuestro empeño en conseguir llegar a pensar cómo piensan los demás sin juzgar sin criterio.

Quinto. La resiliencia es la estrella en estos momentos, es la capacidad de saber adaptarnos y salir fortalecidos de las adversidades que se ponen en nuestras vidas. La vida es incertidumbre para lo bueno y lo malo. A mí siempre me ha gustado tener todo planificado a meses vista, aunque la vida me ha demostrado, que a veces, los planes han de cambiarse y me toca aceptarlo y jugar esas nuevas cartas.  Adaptarse supone ejecutar otros planes o ser flexible en lo que teníamos previsto. Cada vez tengo más claro que tienes que tener plan a, b, c, d y e. Como el futuro no lo conocemos nadie, es cuestión de estar preparados a cualquier opción, por si ocurre, aunque eso no garantice el éxito.

Sexto. La creatividad ya era importante, aunque ahora es más bienvenida que nunca. Todos somos capaces de crear cosas, pero hay que ponerlo en práctica para llegar a otros puntos de vista. La creatividad no tiene nada que ver con disponer de más recursos. Tienes que poner en duda todo lo conocido sobre un tema, separar las partes o piezas y a partir de ahí buscar conexiones nuevas. Al principio se te ocurrirán ideas locas, apúntalas todas y reflexiona a los días sobre ellas. Va bien compartirlas con otras para darles forma en conjunto.

Séptimo. La comunicación es conseguir hacer fácil lo que a veces hacemos difícil. Supone hablar en la misma onda que el resto de tus personas. Más que nunca es fundamental saber comunicarnos; esto conlleva ponernos de acuerdo con los demás aunque nos cueste. Pero no es cuestión de simplemente hablar sino también escuchar. Al final entenderse no es tan fácil. Al comunicar tenemos que pensar más en el otro que en nosotros para que nos entiendan, cuando normalmente es al revés. Tenemos que pensar dos veces lo que queremos decir y adaptarlo al interlocutor al que nos dirigimos. El empezar también a desarrollar un nuevo idioma o fortalecer uno que ya conocemos siempre es bueno.

Octavo. Otra competencia para mí muy de moda de nuevo es la paciencia. Al final el conseguir lo que queremos consiste en persistir y no dejar de intentarlo. Todo lo que importa lleva su esfuerzo. No es fácil tener paciencia, supone aceptar a los demás tal y como son. Estos días convivir tanto tiempo con nuestras familiar y personas cercanas ha sido un reto; al final, pasar tiempo juntos hace que surjan roces. No olvidemos que pasamos más tiempo con nuestros compañeros de trabajo que con nuestras familias. Todos tenemos cosas a mejorar y se trata de intentar sacar la mejor versión. No veas solo lo malo y céntrate también en las cosas buenas que ya tienes.

Cada vez es más necesario desarrollar las competencias. No puedo aceptar que alguien diga “yo soy así” o “ya es tarde para cambiar”. Con actitud, todo se puede aprender y mejorar, toca tener ganas de hacerlo.

¿Qué nuevas competencias has desarrollado durante el confinamiento?

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

© Zaragoza Activa | Diseño gráfico Estudio Mique

Las opiniones y contenidos expresados en los artículos de este blog corresponden únicamente a sus autores. El Blog ZAC no es de ningún modo la voz oficial de Zaragoza Activa.

Contacto

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account