LAB2034 Economía digital en la Zaragoza de 2034

economia-vir

Zaragoza está preciosa hoy. Casi se puede tocar el cielo perfectamente azul, ni una sola nube. El cierzo, peaje zaragozano para este disfrute, hace posible a toda una legión de fans por todo el mundo, disfrutarlo. La red municipal ofrece una experiencia tremendamente real (y lucrativa) del paisaje diario de una ciudad repleta de sol.

El cambio climático está haciendo estragos por encima del paralelo 45. Masivas migraciones hacia el Sur del hemisferio han protagonizado los conflictos de los últimos años. Suecos, noruegos, filandeses o rusos ya son más de la mitad de la población del país. Alemanes, ingleses y franceses se esperan en oleada en los próximos años. El Magreb es ya un destino soñado.

lab4Camino sin prisa. Me encanta pasear. Seguimos siendo muy de pasear en Zaragoza.

Increíble lo rápido que se olvida uno de los coches. Parecía imposible y ahí lo tienes. Dos años ya. Las calzadas repletas de bicicletas, patinadores y micro-vehículos para movilidad reducida, bebés incluidos. Vehículos con licencia especial de servicio público o emergencias por los carriles informatizados habilitados. Solamente los vehículos eléctricos de los residentes dentro del 3er Cinturón pueden, con permisos automáticos generados por la mega-red municipal acceder a una velocidad máxima de 20kms/h.

Ya casi nadie tenemos coche. No lo necesitamos. Tampoco semáforos. Somos más humanos. De verdad. Más amables, menos agresivos. El tráfico se ordena de manera natural mediante dispositivos lógicos. Casi no hay leyes, no las necesitamos. ¿La gente está más guapa ahora, no? Así como que sonríe más. Yo creo que hasta tenemos “mejor tipo”. ;D

“Tengo casi 63 años y me encuentro genial.” Pienso mientras siento casi imperceptible el Servicio Inteligente de Medicina Integrada, S.I.M.I. Curiosa tirita que llevamos de manera “voluntaria” pegada al cuerpo. Monitoriza constantes e interactúa con la etiqueta inteligente de los alimentos, avisando de una posible intolerancia o contenido inadecuado para tus parámetros. El dispositivo es fundamental en emergencias de cualquier tipo. Saltan las alarmas a los servicios de urgencia de manera inmediata, proporcionando toda la información, optimizando servicios y priorizando respuestas.

Me dice que un valor de sodio sufre una ligera modificación en mi organismo. “ Bah, estoy acostumbrada”. No le presto la menor atención. ¡Es que no le puedo prestar atención a toda la información que me llega de todas partes! Es sólo es obligatoria para enfermos crónicos, y para la población menor de 40 años, que es la que más se protege. Los mayores de esa edad, somos demasiados. Yo la llevo por fastidiar.

Ya hace unos años que se “abolió” el derecho a jubilarse. “Puedes”, (qué graciosos son), trabajar cuanto quieras, donde quieras y hasta que quieras… no me preguntéis por el que no puede… porque me cabreo. Baby-boom de los 70 lo llamaron en tiempos… menuda lotería.

Trabajar no es fácil, pero hay bastante. Malo, corto, incierto y mal pagado, claro. Trabajo como la mayoría de la gente: programando cosas. Mini-jobs solapados, que van y vienen, en compañías de nombres extraños siempre afincadas en paraísos fiscales.

Pateo como una niña pequeña las hojas secas en el suelo hay un montón. ¡Qué importante fue aquello! La gente nos rebelamos contra una ciudad aséptica, y tan perfecta, ¡no queríamos un Parque Temático de principios de siglo!¡Todavía recuerdo las violentas protestas para que hubiera hojas de árboles en las calles! Las barredoras automáticas tuvieron que ser recicladas en limpia retretes.

Pienso en lo mucho que me gusta pasear. Abrazar. También me gusta mucho abrazar.

Sigo “dictando” involuntariamente gracias al dispositivo que traduce y transcribe mis pensamientos mientras camino. Fan absoluta como siempre de la tecnología. Existen hoy en día verdaderas maravillas. Conectados, total y absolutamente, todos.

La guerra por la privacidad sigue siendo una batalla cotidiana. Aunque afortunadamente y para desespero de lobbies y gobiernos el gran avance de estos años ha sido el Conocimiento. La gran revolución silenciosa de los últimos siglos.

Menos vulnerables, más organizados, aunque mucho más caóticamente. Hackeamos mayoritariamente y de manera natural los dispositivos que nos cercenan, y les damos la vuelta en nuestro beneficio.

El equilibrio de poderes se está tambaleando. Es imparable. La Internet de la Cosas llegó para quedarse, pero no como habían imaginado. Vencimos a los sistemas cerrados, a los cafés pre-programados, a los “data” robados, y al control como masa.

El “miedo” tiene poco efecto en una población cada vez más tan formada.

Ya no viajo nunca por trabajo. Ni yo, ni casi nadie. Viajar se ha vuelto caro e insostenible.

La energía y el tiempo son valores fundamentales y escasos.

Pero el trabajo de subsistencia nos aliena, y no nos llena.

Hemos desviado nuestro valor y atención a cosas pequeñas, sencillas, y mucho más cercanas y ciertas. Los círculos de conocidos son enormes, y se crean sinergias valiosísimas en redes distribuidas. La economía se ha hecho fuerte localmente, necesitamos lazos físicos.

He quedado a comer. Abrazo. Es mi hija, tiene 29 años.“Está delicioso” le digo a la impresora 3D que acaba de entregarme el plato. Mi S.I.M.I pita, parece que no es saludable. Levanto el dedo corazón llevándome la cuchara a la boca. Ixeia ríe, me cuenta que por la tarde pasará a recoger las telas que dejó tejiendo ayer, y que le acompañe por si quiero hacer alguna modificación, acepto encantada. Llega mi hijo. Trae un bocata de jamón serrano que debe de valer una fortuna. Abrazo. Jaime tiene 27 años. Hablamos interrumpiéndonos, multitud de pequeñas noticias, de conocidos, de política, local y extranjera. Son casi todas diferentes. Cada uno tenemos nuestros propios canales y redes preferidos de comunicación, aprendizaje e información, y aunque lo importante ya lo hemos compartido electrónicamente, es imposible haberse enterado de todo. Llega Fernando, riendo. Le abrazo. La gente al pasar nos mira, es extraño que estemos tanta gente junta hablando, ¡¡y tanto tiempo!!

Cada vez nos cuesta más pensar todo en español, esta bizarra mezcla con el inglés se está imponiendo. Me esfuerzo en recordar el aragonés y grito de repente ¡ENTALTO!.

La gente me mira raro.

¿Sabéis que me encontré ayer en el Punto Limpio? ¡un ipad de Apple! Increíble, ¿os acordáis qué tastarro?

 

Relato por Carmen Marín

Ilustración por Davir Guirao

Monica Gimenez

Monica Gimenez

Relatora digital de LAB12/50 y LAB2014. Me dedico al marketing online. Blogger geek a la caza de creatividad. Hago teatro musical, leo comics y como sushi. También @madeinzaragoza

Más Publicaciones

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Contacto

Enviando

© Zaragoza Activa | Diseño gráfico Estudio Mique

Las opiniones y contenidos expresados en los artículos de este blog corresponden únicamente a sus autores. El Blog ZAC no es de ningún modo la voz oficial de Zaragoza Activa.

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account