La cultura emprendedora

El mundo cambia y no podemos negar que estamos viviendo una burbuja emprendedora. Parece que todo el mundo tiene que emprender. Ya hay voces de alarma que dicen que hay más incubadoras de emprendimiento que emprendedores. Igualmente, nos encontramos con determinados expertos en dar consejos sobre el tema que no han montado nada por su cuenta ni saben los riesgos que ello conlleva y esto puede hacer pensar que no hablan el lenguaje real del emprendimiento.  Lógicamente son reflexiones en alto para abrir el debate y reflexionar sobre la cultura emprendedora.

Las ideas están muy bien, sin embargo, si no se desarrollan ni ejecutan, no sirven absolutamente para nada. Esa misma idea que se te ocurre a ti en un momento determinado se les ha podido ocurrir a muchas personas más. La diferencia es que muy pocos tienen la valentía de dar un paso adelante para intentar darles forma.  Esto consiste en responder a la necesidad que cubre y quién es el público objetivo al va dirigido tu servicio, producto o aplicación.  Ciertamente antes de tirarte a la piscina debes de pensarlo bien y tendrás que investigar el mercado, la competencia existente que ofrece lo mismo que tú y el recorrido que tienes por delante. Y siempre recomiendo que os informéis en algún servicio de ayuda al emprendedor, preferiblemente, uno con experiencia.

Ante todo, es importante que seáis realistas y analicéis el conocimiento que tenéis del sector en el cual estaría enmarcado vuestro servicio o producto. Por ejemplo, si quieres abrir un bar y no tienes nada de experiencia en hostelería, creo que no hay nada mejor que alguien que os pueda hablar de la realidad del mismo para saber cómo funciona y que mínimos debéis cumplir para salir adelante. Hay que partir de la base que un emprendedor es imposible que sepa de todo y es bueno saber pedir ayuda o consejo en el momento adecuado.

Tampoco hay que olvidar que para emprender se necesitan recursos económicos que nos permitan acometer nuestro proyecto. Bajo mi punto de vista, lo primero que uno debe hacer es identificar de manera objetiva las necesidades económicas para poder poner en marcha vuestro proyecto con garantías. Al principio determinadas inversiones o gastos no son necesarios por lo que habrá que ser objetivo. Una vez que tenéis detallado el capital que necesitáis para empezar, viene el paso de analizar si dispones de ese dinero o si lo tienes que conseguir por otro medio. También deberás decidir si quieres hacer esa inversión por tu cuenta a pesar de disponer del dinero. El riesgo siempre está ahí por muy medido y planificado que tengas todo. Si no dispones de ese capital tendrás que ver formulas para conseguirlo. Puedes acudir a pedirlo prestado a tu círculo cercano (familia y amigos) o solicitar préstamos a entidades financieras, subvenciones a determinadas entidades públicas u otras vías de financiación posibles. Cuando haces uso de alguna de estas opciones va muy bien leerse la letra pequeña y tener claro no solo vuestros derechos sino también las obligaciones que tenéis que cumplir para no llevaros disgustos posteriores.

Debéis ser pacientes y tener claro que el éxito tarda en llegar. Vuestro proyecto puede ser muy bueno pero, como todo, requiere su tiempo. Debéis seguir trabajando en ello. La inversión inicial lleva un tiempo cubrirla y comenzar a obtener ingresos, así que como mínimo, debéis pensar en unos seis meses para empezar a ver algo positivo.

Vuestro proyecto puede ser muy bonito y diferente, pero lo que os debe preocupar es cómo lo rentabilizáis. Lo vital es cómo conseguir venderlo y que muchas personas estén dispuestas a comprarlo.

Habrá proyectos que no tengan un beneficio monetario. Pero aun así, deberíais marcar vuestro límite a la gratuidad de lo que ofrecéis. Por lo general, lo gratuito no se valora. A veces tendréis que aprender a decir que no y otros muchos diréis que no sabéis hacerlo. Tendréis que contestar a las siguientes preguntas antes de decir que sí o no a un proyecto o colaboración: ¿Qué inversión de tiempo, trabajo, etc. os requiere? Y por otro lado ¿Qué ganancia real os reporta? Lógicamente, la ganancia no tiene porque ser solo monetaria. Si la inversión es mayor que la ganancia no merece la pena asumir el esfuerzo. Aunque la decisión última está en vuestra mano.

Qué duda cabe que ser vuestros propios jefes es lo ideal porque tú te marcas los horarios, los objetivos y todo lo demás. Pero tienes que hacerlo. No te lleves a engaño; al principio tendrás que meter muchas horas. Porque si tú no trabajas en sacar tu proyecto adelante, nadie lo hará.

De la misma forma, todos queréis ser el próximo Bill Gates, aunque la realidad demuestra que la mayoría de emprendedores sobreviven con sus proyectos, teniendo claro que muchos de ellos nunca llegarán a ser millonarios.

Todo el mundo nos sigue contando los grandes éxitos de los emprendedores, cuando la realidad es que la mayoría de emprendedores que triunfan han fracasado con alguno de sus proyectos. Estas decepciones les han dado aprendizajes de vida únicos, que lejos de desalentarles, les han empujado a volverlo a intentar.

En mi caso, hace casi dos años, lancé una aplicación gratuita para móvil donde he invertido capital propio para sacarlo adelante con sus retos y con sus logros. Era y es mi proyecto personal que, si bien, no me ha generado un ingreso monetario directo, sí que me ha abierto puertas.

Por supuesto, hoy en día debemos asumir que cualquiera de los caminos que decidáis recorrer, no va a ser fácil. Me da igual que busquéis trabajo por cuenta ajena, qué preparéis una oposición o que decidáis emprender algo por vuestra marcha. Lo digo porque nos hemos acostumbrado a que el éxito tenga que ser inmediato. Todo lleva su proceso y no olvidemos que el éxito es muy relativo; cada uno de nosotros entiende una cosa diferente por éxito.

Me gustaría saber que opináis sobre el emprendimiento y que otras cuestiones consideráis que se deben tener en cuenta antes de decidir dar el paso de emprender.

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Contacto

Enviando

© Zaragoza Activa | Diseño gráfico Estudio Mique

Las opiniones y contenidos expresados en los artículos de este blog corresponden únicamente a sus autores. El Blog ZAC no es de ningún modo la voz oficial de Zaragoza Activa.

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account