Economía circular: licencia para reciclar

IMG_9118

 

Los ciudadanos de la Unión Europea generan cada año 5,8 millones de toneladas de residuos textiles, de los cuales sólo el 25% son reciclados. En España, la cantidad de estos desechos que se reutilizan o regeneran no llega al 15%. La industria textil es una de las más contaminantes del mundo, pero también de las más cercanas a los ciudadanos y a sus hábitos de consumo. Contaminantes no sólo por los residuos que genera, sino por los recursos naturales que necesita para mantener sus niveles productivos. Pongamos un ejemplo, un pantalón vaquero no sólo requiere de algodón o mano de obra para producirse, sino también de 3.000 litros de agua. En el caso de una camiseta de algodón, la cantidad se reduce a 1.200 litros.

Con el objetivo de sensibilizar, compartir avances y crear red en torno al consumo sostenible y la reutilización de recursos a través de la innovación tecnológica se celebran esta semana en todo el mundo los OSCE days (Economía Circular en Código Abierto). En este marco, en Zaragoza dedicamos el pasado lunes 12 de junio a conocer proyectos y personas para los que la economía no lineal es una realidad desde hace tiempo.

El objeto, su consumo y la basura

Organizado por ECODES en La Remolacha HackLAB de Zaragoza Activa, OSCEdays Zaragoza inauguró la tarde con Basurama y su reflexión entorno tanto al concepto de basura, como al de objeto y su objeto, su consumo. No se trata de un juego de palabras, sino de la base de todo esto que llamamos economía circular. De la capacidad de transformar el sistema económico a partir de la reinterpretación del valor de un producto. Como dijo Manuel Polanco de Basurama durante su intervención, “la basura es un estatus que adjudicamos a un objeto cuando deja de sernos útil. El reto es conocer bien sus cualidades para llevarlas más allá y aumentar su valor en el ciclo económico.”

FOTO BASURAMA

Foto: Manuel Polanco presenta Basurama en #OSCEdaysZGZ

Vivimos tiempos de abundacia de recursos cuyo ciclo de vida termina en las plantas de gestión de residuos o en el limbo del reciclaje. Según Ecoembes, los españoles reciclamos cada vez más papel, envases domésticos y vidrio. Sin embargo, todavía queda mucho por hacer si pensamos en otras industrias como la construcción o la química con índices de reciclado todavía muy bajos. Poco a poco surgen proyectos interesantes como Flip&Flip cuyo objetivo es diseñar y generar productos únicos de moda dándole una vuelta de tuerca a recursos desechados. Pero no sólo es posible abordar la economía circular desde la óptica del diseño de producto sino que, tal y como apunta Recreando Estudio, también es posible trabajar la transformación económica a través de un diseño practicado en comunidad y basado en la conciencia sostenible.

La economía circular sólo tiene sentido con una ciudadanía empoderada que la practica y que sea capaz de acelerar el cambio. Sólo podremos lograr la transformación del sistema, si tú y yo estamos convencidos de que somos protagonistas a través de nuevos hábitos de consumo y reciclaje. Es decir, consumiendo menos y reciclando más. Las personas debemos adquirir mayor autonomía y ser capaces de dar solución a nuestras necesidades a través de la colaboración y la creación de redes. Así lo mantienen desde TrópicoEl Ganchillo Social y MadLab Zaragoza que proponen la reutilización de recursos disponibles, muchas veces de desecho, y de fácil acceso con el objetivo de fortalecer los lazos de la comunidad y mejorar nuestros barrios. Una práctica que, a su debido tiempo, favorecerá la transformación de nuestras costumbres y hábitos.

La innovación ciudadana y tecnológica

El grupo residente de Las Armas Mapeado Colaborativo trabaja también en esta línea. Se trata de un proyecto ciudadano que visualiza con mapas aquellos materiales urbanos que se encuentran abandonados o incluso las condiciones de accesibilidad de la ciudad de Zaragoza. ¿Y cómo lo hacen? Desde dentro, con la colaboración de los vecinos que habitan los barrios y   utilizando tecnologías gratuitas y en código abierto. Tecnologías que permiten, en otros casos, superar las barreras actuales y generar innovación en sectores más complejos como, por ejemplo, la producción de energía sostenible. Así lo hace el proyecto MIE La energía del bien común que utiliza las últimas tecnologías del internet de las cosas para un reparto más justo de la energía. Adaptando códigos abiertos existentes y acercando a los ciudadanos al control de su consumo energético.

FOTO TALLER DE RECICLAJE

Foto: taller de fabricación de cargadores de móvil con productos de desecho durante #OSCEdaysZGZ

No es necesario abordar aspectos tan intangibles como el software libre, incomprensibles para muchos, para aplicar la economía circular en código abierto a nuestro día a día. A veces, cuidar una simple planta de fresas puede allanar el camino y, de paso, monitorizar desde la participación ciudadana la calidad del aire de la calle en la que vivimos. Es el caso de Vigilantes del Cierzo, un proyecto de la Fundación Ibercivis que, gracias a la ciencia ciudadana y al envío de 265 muestras de plantas de fresa repartidas por viviendas de toda la ciudad, desea analizar el estado del aire de Zaragoza.

El pasado día 12 conocimos todos estos proyectos que ya forman parte de esta economía circular y código abierto en clave glocal (de pensamiento global y acción local). Una forma de practicar el mundo que promueve un sistema económico basado en compartir recursos, reforzar lo local, innovar más, producir y consumir menos. Una economía optimista capaz de dar esa vuelta de tuerca  y empujar los límites establecidos. Sumarnos a este reto y cambiar nuestros hábitos es ya responsabilidad de cada uno de nosotros.

Pilar Balet

Pilar Balet

Pilar Balet es consultora de comunicación por el cambio social. Fundadora de la consultoría social La mar de gente Comunicación y Coordinadora de Comunicación y Marketing en Stone Soup Consulting. Trabajo en proyectos orientados a la profesionalización y fortalecimiento del tercer sector, la participación ciudadana, el activismo, la medición del impacto social y la transparencia de las entidades.

Más Publicaciones


Seguir en Redes Sociales:
Twitter

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Contacto

Enviando

© Zaragoza Activa | Diseño gráfico Estudio Mique

Las opiniones y contenidos expresados en los artículos de este blog corresponden únicamente a sus autores. El Blog ZAC no es de ningún modo la voz oficial de Zaragoza Activa.

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account